El canon de la belleza actual cambia. Vuelven las curvas

El resurgir de las curvas

Cada vez más desaparecen de escena mujeres en los huesos publicitando un determinado producto, o famélicas modelos desfilando sin carne por las pasarelas del mundo. En su lugar surge una mujer más saludable, más curvilínea, que parece resurgir en las revistas, pasarelas y películas mostrando sin pudor los atributos propios de su género.

Los volúmenes marcan tendencia

Hay numerosas pruebas palpables del resurgir de estas nuevas tendencias que dan respuesta a un concepto más mundano y real de la propia mujer. Entre las numerosas pruebas que ofrece el mercado se puede apreciar el gran éxito de traseros voluminosos, como el de Jennifer López, o los exuberantes escotes de una Scarlett Johansson sensual y voluptuosa, no solo como actriz, sino también como reclamo publicitario.

Sin duda hay también que recordar la propia evolución de nuestra artista más internacional Penélope Cruz, quien antes de estar embarazada lucía sin ningún tipo de pudor sus innumerables curvas que trataban de emular a una nueva Sofía Loren. Y es que en la actualidad la feminidad manda, y todo aquello que lo denota se hace visible para la industria que pretende vender belleza.

Esta nueva tendencia gusta a la gente de a pie, a todas aquellas mujeres que sufren delante de un dulce, y que consideran imposible llegar a tener una cintura de avispa desesperándose cada vez que tienen que pasar a un probador femenino.

Canon de belleza más real

Volver a recuperar la cordura y crear un canon de belleza más real significa acercar a la mujer de “a pie” al mundo de la belleza. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la mujer siempre debe de ser una misma. Las tendencias cambian como lo hacen las modas, como ocurre con los diseñadores y sus diseños, y detrás de lo blanco siempre se impondrá lo negro. Por todo ello es siempre importante para toda mujer ser fiel a una misma b sin dejarse llevar a ciegas por modas sin sentido.

Deja un comentario